Tuesday, 21 March 2017

IP MAN Y BRUCE LEE (9) - Por José Mª Prat

La película “Ip Man Final Fight”



Este film del director Herman Yau es para mí la mejor película sobre la vida de Ip Man; pero tal y como adelanté, cuando el director toca la relación entre Ip Man y Bruce Lee (que dura en la pantalla 1m y 44 sg exactamente)  muestra una relación difícil, con un Ip Man muy serio que demuestra, por su comportamiento, que  está molesto con Lee. 

Esto es lo que sucede en la película: Ip Man entra en un gran restaurante de Hong Kong.

Bruce Lee y dos norteamericanos (que se supone que son sus alumnos) están en un reservado del restaurante.

Bruce Lee ve a su maestro Ip y lo llama: -¡Maestro¡


Se pone de pie y se acerca a Ip Man: -¡qué gusto en verlo¡

Ip Man serio (tiene sus manos en la espalda).


Lee le presenta a sus dos acompañantes: -Maestro, estos son mis amigos.

Los dos hombres se levantan y saludan a Ip Man con el típico saludo chino.


  
IP Man responde: -Ok,Ok, siéntense.

Bruce Lee indica la silla a Ip Man y le dice: -por favor.

Lee le pregunta a su maestro: -¿quiere té? Sé que le gusta frío.

Ip no responde, solamente mira los platos de comida sobre la mesa.

Después se coloca en sus labios un sencillo cigarro que se ha preparado.

Bruce Lee rápidamente acerca su mechero y lo enciende.


Ip Man dice:- No, no gracias déjalo.

Lee deja el mechero sobre la mesa.

Ip enciende una cerilla y la acerca a su pitillo.


Después Lee le ofrece un cigarro de paquete: -Maestro tenga este.



Ip Man suelta el humo, y le pregunta a Lee: -¿Por qué?¿crees que este es mejor?


Lee no responde.

La siguiente escena sitúa a los dos hombres saliendo del restaurante, ya en la calle. Hay un automóvil con chofer que está esperando a Lee.


Bruce Lee se adelanta a Ip Man y le abre la puerta del auto en invita al maestro a subir al coche.


Ip Man responde: -No gracias, caminaré.


Lee responde:-Lo acompañaré


Los dos hombres van caminando por las calles de Hong Kong (detrás van los dos norteamericanos y el auto)

Bruce Lee le dice a Ip Man:- Si se cansa, ahí está el auto.

Ip responde: -Caminaré mientras pueda


Lee: -Dicen que no aprueba lo que hago ¿Aún me considera uno de sus alumnos?

Ip: ¿Tú me consideras tu maestro?


Lee: -Sí maestro

Ip: -Escucha el Wing Chun jamás ha cambiado. Y no puede haber progreso si no hay cambio.

Lee: -Maestro me gustaría filmarlo mientras practíca

Ip: ¿Y para qué?

Lee: -Dar a conocer el Wing Chun

Ip:  -¿Al Wing Chun?. Muy bien

Lee: -Y al terminar como obsequio le regalaré un apartamento

Ip Man mira hacia otro lado.

Y dice: -Cuando sea el momento lo haré por ti.


Es posible que a un maestro de Kung Fu, en los años 60,  no le gustase el atrevimiento de su alumno, pidiéndole filmaciones y regalándole “apartamentos”, pero como conclusión, me atrevo a decir, que supongo que sí que hubo “un ligero conflicto de intereses”, pero para Bruce Lee, Ip Man siempre fue su gran maestro. Y en el fondo Ip Man era consciente -desde ya hacía mucho tiempo- que aquel joven adolescente de 14 años (que él un día aceptó) había hecho famoso al Wing Chun y al Kung Fu en todo el mundo.

¿Qué maestro no querría tener un alumno como Bruce Lee?



                

Para mas informacion contacta +34 677 314 910 o artesmarcialespenedes@gmail.com.